• Últimas Noticias

    jueves, 20 de abril de 2017

    3000 radios piratas a nivel nacional

    Aunque parezca increíble nuestro país tiene la friolera suma de 3000 radios piratas a nivel nacional, de las cuales 179 solo en Lima en los conos Norte y este. Pero, lo Anecdótico es que de 1,700 radios formales a nivel nacional, solo una es cultural” Radio Filarmonía ( usa la frecuencia de radio La Crónica FM por una concesión irregular por 10 años) de los Miro Quesada, so pretexto de llevar buena música y cultura al país. ¿Y cuál es la función de Radio Nacional y Radio La Crónica AM? ¿De qué buena gestión se ufana Hugo Coya? En este país, hay muchos funcionarios que se la llevan fácil sin saber leer ni escribir.

    La lucha del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), viene intensificando contra la “piratería radial” es titánica, una actividad ilícita que usa frecuencias de radio no autorizadas-se cuelgan de otras-, evade impuestos y viola derechos de autor, además de generar perjuicios directos a las radio formales. Que hacer contra las radios piratas? El MTC para ello cuenta con un sistema de “controlación técnica del espectro”, el cual permite ubicar estas estaciones ilegales, trabajar de manera articulada con las instituciones del Estado para luchar de manera frontal contra este flagelo. Cabe precisar que, la utilización ilegal del espectro radioeléctrico para la transmisión de señales de telecomunicaciones constituye delito de hurto agravado, y según el Código Penal es sancionado hasta con 6 años de cárcel y una multa de hasta 100 UITs, según la Ley de Telecomunicaciones.

    En un país como el Perú, donde los medios escritos llegan a pocos-donde el diario Oficial El Peruano tiene sólo 6000 ejemplares diarios- y el internet es inaccesible para muchos, la radio (especialmente en las provincias del país) cumple un papel fundamental en la difusión de ideas y el sostenimiento de la democracia. De ello depende cuan informada o desinformada pueden estar los ciudadanos para ejercer plenamente sus derechos.

    Un país donde la relación de la gente con la radio de su localidad es realmente especial, sobre todo en el interior del país. Porque la radio no solo está cerca de la gente sino que es parte de su vida diaria. La naturaleza de la radio es llegar a donde no llegan los medios impresos ni la TV –además deja trabajar- con una información veraz y objetiva, por una sociedad más justa e igualitaria, como respuesta inmediata a los enemigos de la democracia.

    En la práctica diaria del periodismo radial-con ciertas excepciones-los periodistas, locutores, dueños, concesionarios, anunciantes y todas aquellas personas vinculadas a este medio son participantes directos o indirectos de situaciones, conflictos y pugnas que los llevan a discernimientos éticos donde a veces actúan en contra de principios básicos de respeto a la dignidad de las personas y los usos y costumbres de la radio no siempre son los correctos.

    ¿Quién hace algo? La realidad de la radio es preocupante, especialmente en los conos de Lima y en provincias donde se financian alquilando los espacios al mejor postor. Mientras en Lima, casi un 30% de las estaciones se recursean de la misma forma, la publicidad es un aval para la credibilidad, en provincias los anuncios arrojan miserias y la prostitución de la línea política asoma, como una alternativa económicamente atractiva. La clamorosa falta de objetividad termina dañando el principio democrático en dos sentidos: Los medios no funcionan como correas de transmisión entre representantes y representados, entre política y la sociedad.

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Policiales

    Salud

    Educación