---En Vivo - Radio Comas 101.7 Fm ---

SUNEDU: NIEGA LICENCIAMIENTO A UNIVERSIDAD ARZOBISPO LOAYZA

La universidad no pudo demostrar que cuenta con un proyecto institucional de investigación claro e institucionalizado.
Fuente: Universidad Privada Arzobispo Loayza
La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu)  denegó la licencia institucional a la Universidad Privada Arzobispo Loayza (UAL), debido a que incumple las condiciones básicas de calidad (CBC), indispensables para brindar el servicio educativo de nivel universitario.

La UAL se convierte en la novena universidad que deberá iniciar un proceso paulatino de cierre, el cual se extenderá como máximo dos años, cuando deberá cesar sus actividades académicas. La Sunedu supervisará que este proceso se desarrolle de una manera ordenada a fin de garantizar los derechos de sus estudiantes, según la reglamentación vigente.

De acuerdo con información proporcionada por la Sunedu, la UAL es una universidad privada de tipo societario que inició actividades académicas el 2009. Actualmente tiene 1,277 estudiantes.

Cuando presentó su solicitud de licenciamiento institucional (julio del 2016) propuso 14 programas conducentes a grado académico, pero a lo largo del proceso se desistió de la mayor parte de dicha oferta. A la fecha ofrece tres carreras: Enfermería, Obstetricia, y Terapia Física y Rehabilitación.

En el 2017, la Sunedu sancionó a esta casa de estudios con 300 UIT por impartir el programa académico de Medicina Humana sin autorización. El Indecopi también le impuso una multa de 450 UIT por infringir el deber de idoneidad del servicio.

Incumplimientos de la universidad UAL

Al término de la evaluación llevada a cabo por la Sunedu, la Universidad Arzobispo Loayza no fue capaz de demostrar el cumplimiento de las ocho CBC exigidas por la Ley Universitaria. Entre los indicadores desaprobados resaltan la falta de claridad de sus metas institucionales, los problemas estructurales de gestión, las serias deficiencias en sus instrumentos de planificación y la ausencia de una propuesta articulada para la mejora continua de la calidad.

La UAL tampoco ha presentado evidencia convincente de que sus planes y protocolos institucionales de seguridad respondan a las características de sus instalaciones, y no cuenta con documentos internos que regulen los procedimientos específicos para los ambientes en los que se desarrollan sus actividades académicas.

La universidad no pudo demostrar que cuenta con un proyecto institucional de investigación claro e institucionalizado. No evidenció la implementación de mecanismos y acciones para el fomento de la investigación y no aseguró condiciones para la formación continua de docentes en este campo. Incluso se detectaron altos niveles de similitud de contenido en los proyectos ejecutados durante el 2018 y las propuestas para el 2019, entre otras falencias.

En cuanto a su plana de profesores, no hay evidencias de que la UAL garantice el desarrollo de una carrera docente, ni que cuente con estrategias adecuadas de capacitación según las necesidades recogidas en sus mecanismos de evaluación.
Redacción: Marco Pascual 

Con tecnología de Blogger.